miércoles, 6 de noviembre de 2013

Estudios y embarazo. Como sobrellevarlos juntos



Como ya les he contado, mi primer embarazo no fue planificado y que en ese entonces yo estaba por terminar la universidad, por lo que tuve que organizar nuevamente mis prioridades para cumplir con todos los roles que quería asumir: madre, esposa, profesional. Y así como yo, conocí varios casos de chicas que tuvieron que re-planificar sus asuntos por la llegada de un bebé.

Estas chicas que alguna vez vi yendo a clases con pancita y todo, hoy son madres orgullosas y profesionales exitosas. En alguna ocasión vi a una de ellas llevar a su hija al campus por unos momentos y mientras arreglaba sus papeles y trámites los amigos le ayudaron a cuidar a la nena. Otra tuvo parto por cesárea y se ausentó sólo por 2 semanas y retomó sus estudios. Otra se ausentó el semestre entero porque iba a dar a luz 2 meses después del inicio del mismo así que no se registró en ninguna materia pero apenas se abrió el siguiente semestre fue la primera en registrarse.

Otro caso que vi de cerca fue una chica que estaba iniciando el último semestre de la universidad cuando se enteró que estaba embarazada. Decidió dejar los estudios porque decía que los achaques que tenía eran muy fuertes y que esa ciudad donde estaba le hacía mal. Quizás ella lo sentía así pero después de yo haber pasado por achaques similares, amenaza de aborto desde el principio del embarazo y pasar hasta los 6 meses de gestación en la misma ciudad, creo que no fueron más que excusas. Hoy, 10 años después de que nació su hijo, está terminando su tesis.

Yo por mi parte, con achaques y todo di mis últimos exámenes de la carrera y seguí avanzando con mi tesis que incluía salir al campo a recoger muestras para llevar al laboratorio, encargué a otra persona que hiciera los ensayos puesto que estos requerían cierto esfuerzo físico que no podía hacer pero los seguí de cerca y al final sustenté mi tesis con barriguita de 5 meses.

Por eso, y si has decidido que quieres llegar a ser profesional, te hago la misma recomendación que alguna vez me hicieron: no dejes tus estudios. Sea cual sea el punto en el que estés: en colegio, universidad, maestría, terminando la tesis. Es más difícil retomar el ritmo mientras más tiempo dejes pasar, además que te encontrarás con nuevas obligaciones con las que compaginar.

Obviamente, el apoyo con el que cuentes es fundamental. Que no te de miedo pedir ayuda, ya sea a tu pareja si está contigo, a tus padres, a tus amigos, las personas cercanas a ti. Explica lo importante que es continuar con tus estudios y seguramente te entenderán y apoyarán.

Otras cosas que te recomiendo:

- Planifica: cuenta cuantas semanas tienes y haz un calendario apuntando las fechas en que te toque visitar al médico, empezar o terminar un semestre, dar a luz, dar exámenes, etc. para así anunciar con tiempo los días o semanas que vas a faltar a clases, te pongas de acuerdo con tus compañeros para que te ayuden con las tareas o converses con tus profesores y analicen la posibilidad de tomarte los exámenes o recibirte proyectos en otra fecha si es que justo coincide con la semana que vas a dar a luz, por ejemplo. Hablando se entiende la gente y seguramente pueden llegar a un acuerdo.

- Organiza tus horarios: mientras dure tu embarazo de ser posible toma menos materias, dedícale horas determinadas a cada una y siempre deja un espacio para comer y descansar apropiadamente. 

- Presta más atención a las clases: tendrás que estudiar menos para los exámenes finales si mientras el profesor explica la materia tú comprendes y asimilas lo que te están enseñando. Así cuando sea la hora del examen final bastará con dar un repaso, practicar un poco y no tendrás que trasnocharte leyendo libros y tratar de comprender lo que no comprendiste en su momento. Si no entiendes, pregunta. Si el profesor es de esos que no les gusta que les preguntes no es un buen profesor así que busca a alguien más que pueda ayudarte, pero no te quedes con la duda. Lo ideal es ir aprendiendo día a día.

- No te olvides de cuidarte: generalmente durante el primer trimestre de embarazo se dan los achaques más comunes pero puedes hablar con tu doctora para sobrellevarlos. Si te han diagnosticado alguna condición especial y te han recomendado reposo moderado trata de no sobrepasarte exigiéndote mucho en tus tareas. El estrés también puede afectar al bebé así que procura estar tranquila.

Si estas en esta situación espero que te sirvan estos consejos. Que otros añadirías tu?

2 comentarios:

  1. Qué buenos tips!!!! Las mamitas que estudian son unas bravas! Excelente blog!!!! Saludos desde BabyCenter!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! En verdad que puede ser duro hacer las dos cosas al mismo tiempo pero si se quiere, se puede :)

      Eliminar