miércoles, 12 de julio de 2017

Estos bailes de ahora

Ha pasado tanto tiempo desde que no escribo en este blog... y me he olvidado de compartir tantas experiencias que no quisiera olvidar. Esta es una de ellas.

Fuimos el otro día a una fiesta infantil que nos invitaron. He de agregar para esto que mi Ely tiene ya 6 años (OMG! como pasa el tiempo!) y Neto, 4. Ely ha desarrollado ya lo suficiente su lenguaje como para hacerse entender, no así Neto, pero ahí vamos. Esto es importante porque pueden ver así que ya se dan cuenta de ciertas cosas y las saben expresar. A qué voy con esto?

Estábamos en la fiesta y mi nena sale a participar en un concurso de baile. Ella siempre ha bailado muy a su manera, brincando, alzando las manos, escuchando canciones de Xuxa y Hi5. En casa odiamos el reggaeton batracio y obsceno, así que jamás lo ponemos y nunca me han visto bailar algo así.

Pues resulta que ponen reggaeton en el concurso. Creo que hay varios niveles para este género: está el suave y ATP, que no dice vulgaridades explícitas aunque quizás si, camufladas; y está el otro nivel que es el obsceno que describe el kamasutra en la forma más vulgar posible. Así que pusieron uno en el punto medio, no recuerdo exactamente cual, pero aquí viene la vaina:

El concurso consistía en ver quien era la niña que mejor bailaba. Cada una salía al frente a hacer sus "mejores movimientos" y la gente aplaudía. Entonces salen estas niñas al ritmo del reggeaton meneando la cola, derrochando la sensualidad que no tienen todavía y la gente vitoreaba, reía, gozaba. Mi nena seguía bailando de su forma acostumbrada, dando pasito aquí y allá, tratando de entender cómo moverse con esa música que no es su estilo. Su carita de confusión fue subiendo poco a poco, al ver a las niñas moverse casi todas iguales y ella se daba cuenta que sus movimientos no eran como los de ella.

Al momento que le tocó pasar al frente, ella ya no sabía como moverse. Estaba tan confundida que se le notaba. Yo desde otro punto de la fiesta la animaba y bailaba como sé que ella baila pero no sabía qué hacer. Está de más decir que no recibió muchos aplausos a más de los míos.

Cuando terminó el concurso ganó la niña que más se meneó. Mi nena regresó llorando a donde yo estaba diciéndome "mamá, no gané!". Entiendo que ella aún no sepa lidiar bien con la decepción de no ganar en algo, pero pude ver que esto se debía a algo más: es que no entendía como no le gustó a nadie su bailecito, es que no entendía por qué las otras niñas bailaban así.

De más está decir que me partió el alma y me dio una ira tremenda. Cómo es que la gente puede aplaudir que nenas tan chiquitas bailen como adultas? Como es que hay madres que les enseñan a sus nenas a menear la cola con canciones que no son para gente de su edad?

Las únicas palabras de consuelo que encontré para decirle a mi nena fueron: "está bien, amor, a veces se gana y a veces se pierde". Mi esposo, por otro lado, le dijo "para mí, tu fuiste la que más bonito bailaste, así que toma, te ganaste una paleta". Ahí se fue contenta.

Por favor, madres, mucho ojo con lo que se les enseña a las niñas!








viernes, 12 de mayo de 2017

Irreversible

Como dar un salto al vacío
o robar un pétalo a una flor
como entrar de vuelta al paraíso
o añadirle un verso a esta canción

Como hacer un surco en un vinilo
o pintar un trazo en un Van Gogh
mi corazón se ha vuelto irreversible
desde el momento en que el destino lo marcó

Viendo llover nos quedamos dormimos
viendo llover el cielo azul de un domingo

Aquella noche soñé lo que luego escuché
y desde entonces ya sé qué yo quiero contigo

Como hablar rompiendo un secreto
voy a escribir mi firma en el papel
como ver que vuelve a ser invierno
y que los niños ya me tratan de ud

Como abrir mi ucha de dinero
o decidir ser tres en vez de dos
mi corazón se ha vuelto irreversible
desde el momento en que el destino lo marcó

Así es la maternidad, algo irreversible. Desde el momento que te enteras de la existencia de esa nueva personita, tu corazón queda marcado. Llueven los sueños, las esperanzas, nos llenamos de ilusiones en la dulce espera.