miércoles, 30 de octubre de 2013

Quien se ha robado mi queso?



Ese es el título de un libro? Bueno, no lo he leído pero la frase me cayó al pelo la semana pasada.

A decir verdad, mis nenes han salido comelones. No me quejo! Me encanta que coman de todo, pero de eso a buscarse ellos mismos algo de comer cuando no miro es otra cosa.

Un día estaba cocinando. Había decidido hacer una salsa blanca a la que por sugerencia de Juano iba a echar queso rallado mientras se cocinaba (humm.. me despertó el apetito).

En esas estaba y saqué un trozo de queso, rallé lo que necesitaba y el resto dejé sobre la mesa. Groso error. Eli hizo desaparecer el queso de la mesa sin que me diera cuenta…

Al rato me vuelvo y no encuentro el queso. Donde está? Y la veo a Eli sentadita en el mueble con el bloque de queso en sus manitos al que ya le había dado varias mordidas…

- Eli, dame el queso
- No! (una de las primeras cosas que aprenden a decir los niños es esa palabrita)
- Eli dame e...

Y sale corriendo del mueble con el queso entre las manos y sus carcajadas de fondo. Ella sabe lo que hace y ha decidido jugar conmigo. Corro tras ella siguiéndole el juego hasta que la atrapo, nos reímos juntas, le doy un beso, saco una rodaja del queso para que se termine de comer y regreso el queso a su lugar.

Aaah… las travesuras… Neto por su parte no se queda atrás. Sólo tiene 11 meses pero anda gateando por toda la casa y con eso es suficiente. El otro día mientras yo sacaba cosas de la refri para preparar la merienda no cerré bien la puerta y cuando regresé a ver, Netito la había abierto y estaba paradito buscando qué comer. Salió de ahí llevándose un trozo de tomate directo a la boca Jajaja! :D

Definitivamente, mis bebes me alegran los días ya sea con sus travesuras, risas o besos.

Cuentame, ¿Qué travesuras te han hecho tus bebés últimamente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario