martes, 11 de marzo de 2014

Mi hijo, el mago.


Cuando estaba embarazada de Netito y ya sabíamos que sería niño, la gente me decía que él saldría tan relajoso como su padre, que lo llevaría en los genes. Hoy tiene 15 meses y me doy cuenta que era cierto, y que encima nació con habilidades mágicas, así que espero que a los 11 años le llegue su carta de Hogwarts (qué orgullo para mí xD)

Siendo yo una hiper fanática de Harry Potter, pues conozco los síntomas de la magia que se manifiestan desde niños: cosas inexplicables que pasan a su alrededor especialmente cuando están enojados o haciendo travesuras.

Mi hijo será un gran mago, y en estas dos semanas ya me ha hizo un par de trucos.

Primer truco. Escena: hace dos semanas, casa de mis padres, hora del almuerzo. El engreído, como siempre, a pesar de ya haber comido su ración (antes que todos los demás) a la hora que ve a su abuela sentada con el plato al frente, va y le hace ojitos para que lo suba con ella a la mesa. Qué abuela se va a resistir a esos ojitos del Gato con Botas de Shrek! Se sube a la mesa y de repente en uno de sus arrebatos jala rápidamente el individual que cubre el mantel y lo saca sin hacer caer ninguno de los vasos y platos que tenía encima!

Aplausos. ¬¬

Segundo truco. Escena: el fin de semana, nuestra casa, su cuna a la hora de despertar. Claro, como la noche anterior había tenido una mini farra en casa y me había acostado tarde, en cuanto se despertó el enano y lo vi asomarse por su cunita, lo levanté, le cambié de pañal y fui a prepararle un biberón y se lo dejé para que lo tomara mientras yo iba a dormir otros 5 minutos (por lo menos, eso pensé). Al rato, escucho que me llama y me llama y me llama... Ya se había terminado su biberón y sigo sin explicarme como hizo para mojarse de pis el calzoncillo y la cama SIN mojar el pañal! o.O

Si, en un principio pensé que se le había derramado la leche del biberón, pero no, después comprobé que era pis. Cuando le conté a la niñera lo que había hecho me dijo que desde hace días tiene la manía de sacarse el pantalón y pañal (o moverselo), simplemente porque si, para reirse un rato de correr desnudo por la casa.... Pero parece que esta vez quiso hacer algo diferente y lucirse con el truco. xD

Es travieso como su padre y es mago, quizás por el lado de su madre! Mi hijo es una maravilla y cada día me hace reir con sus locuras, su encantadora mirada y los hoyitos que se le hacen en los cachetes cuando me regala esa sonrisota que adoro!

¿Qué travesuras te ha hecho tu hijo?

2 comentarios:

  1. Esos actos de magia (o travesuras) son las que más disfrutamos las mamis! Te cuento que una vez Adrián cogió mis toallas sanitarias y las pegó a la pared. Todo esto mientras estaba al lado mío. Ni cuenta me di. Así que, más que un acto de magia pareció ser un acto de ilusionismo. Jajaja Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... que travieso! Pues si, son las cositas que a veces nos enojan un poquito pero al rato y al recordarlas después nos reimos :)

      Eliminar