martes, 24 de diciembre de 2013

Noche Buena en familia. Nostalgia y expectativas.



Primero que nada tengo que decir que por más que me propuse armar el arbolito y adornar mi casa de Navidad, no pude hacerlo. Entre los 3 trabajos que tenía por la presión de reunir plata para que mi carro en reparación desde hace meses pudiera salir antes del 24 de diciembre, las pocas compras que pude hacer para esta fecha  y el resto de cosas del cotidiano vivir hicieron que los momentos que pasé en mi casa generalmente estaba agotada y no tenía ningún ánimo de desempolvar lucecitas de colores, muñequitos ni adornos con mis bebes con los que dicho sea de paso, pasé poco tiempo.

Y así me llegó el 24 llena de estrés. Yo que dije que este mes me iba a mantener de buen humor pero no sé si sea por los ciclos hormonales o por todas las cosas descritas arriba que no cumplí mi propósito.

Hoy estamos con el carro a punto de salir, apurándolo lo que más se puede para viajar a la ciudad natal de mi esposo porque este año toca pasar esta fecha con su familia. Teníamos un acuerdo desde que nos casamos: un año con tu familia y el otro año con la mía. Un trato se respeta y punto.

Aparte tendré que pedir permiso donde trabajo para salir temprano porque el común de los mortales trabajamos hoy. Aunque en serio, quien en su sano juicio piensa que la cena de Noche Buena se puede preparar desde las 5 de la tarde para que esté lista a las 8? Obviamente, la gente que decide que tenemos que trabajar el día completo tiene quien les haga sus cosas como para ellos simplemente ir a sentarse en la mesa.

No es que me toque a mi hacer la cena, pero extraño esos días en que los 24 de diciembre eran días de vacaciones y había que levantarse temprano para moler galletas, pelar nueces y picar cualquier cosa que fuera en el relleno del pavo que todos los años prepara mi mamá cuya receta no me la sé, yo sólo ayudo.

Pero desde que me casé es diferente. No he vuelto a poner el arbolito y nacimiento en casa de ellos acompañada de villancicos y estornudos de mi hermano por el polvo. No he vuelto a “ayudar” en la cocina de tal forma que mi mamá siempre terminaba sacándome de ella porque yo me comía todo lo que picaba. No he vuelto a ir a misa de Navidad aunque no soy practicante de la religión, me criaron en ella y es una tradición. Aunque de los 3 años de casada, 2 he pasado Navidad con mi familia por a o b motivo no he vuelto a hacer estas cosas y las extraño.

Este año no estaré en casa para Navidad. Tengo que viajar a otra ciudad, procurar que sea lo más temprano posible aunque esto depende de la hora que salga el carro y que yo pueda salir del trabajo. Lo que más pena me da es llegar cargada de niños y con las manos vacías pues no he podido comprar regalos para nadie. Llegar agotados a prepararnos para celebrar con la familia de mi esposo y si las cosas son como fueron hace un par de años quiere decir que no habrá misa ni villancicos.

Lo único que espero esta noche es que mis hijos y mi esposo lo pasen bien. Ya que viajaremos en la tarde supongo que mis bebés se han de dar una rica siesta y por tanto no se dormirán temprano en la noche. Espero que estén despiertos a la hora de abrir los regalos. Quiero ver a mi Netito y Ely jugando con sus primos y ver sus caritas cuando les demos los regalos que les hemos comprado.

Sólo eso pido: ver esa inocencia y alegría en los ojos de mis niños, que ellos disfruten la noche. Quiero que mi esposo esté feliz porque la Navidad de este año es algo que ha estado esperando desde hace tiempo y lo sé. Él que adora el relajo y el desmadre que se hace con tantos niños será uno de los que más disfrute.

Quiero regresar temprano al día siguiente para visitar a mi mamá que se puso triste cuando supo que no estaré en su mesa esta Noche Buena. Quiero llegar pronto para que mi papá vea jugar a mis nenes como sé que a él le encanta ver a sus nietos jugar en el patio de su casa. Quiero ir al cementerio, así sea sola, a visitar a mi abue que tanta falta me hace todos los días.

Quiero y quiero. Estas son mis expectativas para esta noche y mañana. El jueves les contaré como salió todo.

Feliz Navidad! Les deseo que lo pasen de lo mejor con sus bebés, familiares y amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario