martes, 3 de septiembre de 2013

Palabras para mis enanos

Es pronto para comprender
que pueda mirarte y verme a la vez
que escuches hoy mi voz que tanto te cantó
los meses que tu fuiste yo

Si te cuentan que lloré
cuando te cogí en mis brazos
no me pude contener
porque te quiero tanto.

Como el mar a su verano
como el dolor a su amigo el engaño
como el sol cuando vio, en mi ventana,
que hoy nació una flor.

Hoy me embarco nuevamente en una aventura bloguera. Lo hice hace años cuando aún estaba en la universidad y compartía lo que era mi visión de la vida en ese entonces. Poco a poco lo fui dejando, como dejé atrás las cosas que viví en esa época para pasar al máximo cambio de mi vida.

Porque definitivamente, la maternidad te cambia la forma de ver las cosas. Desde que acepté que sería madre entendí que empezaría a vivir al máximo: las máximas alegrías, el máximo esfuerzo, la máxima atención y cuidado…. Y todo así, siempre sería al máximo. Por sobre todas las cosas, la máxima expresión del amor.

Porque la maternidad es eso: amor en su máxima expresión. Nada grita más “amor” que hacer de tu cuerpo una casita para cuidar y proteger a una personita que vendrá al mundo con el disco duro casi en blanco, totalmente dependiente de ti, en un trabajo que no se acabará nunca (así tu hijo tenga 40 años seguirás dándole consejos y ayudándolo). Te entregas a él/ella/ellos con la vida, con locura y para siempre.

Este blog lo vamos a hacer todas las mamis lectoras. Las animo a que compartan sus experiencias así como yo compartiré las mías con ustedes. Este es un blog para hablar de todo: comidas para bebes, la experiencia de ser madre primeriza, o madre de dos o tres o cuatro…, lo que hemos aprendido y vivido en este emocionante viaje. Bienvenid@s tod@s! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario